¿Las indemnizaciones a los perjudicados en accidentes de tráfico tienen intereses moratorios?

Como es conocido, las indemnizaciones que se fijen a favor de los perjudicados por accidentes de tráfico, como norma general, se les aplica también unos intereses sobre las cantidades que establezcan las resoluciones Judiciales. Los intereses moratorios del artículo 20 de la Ley de Contrato de Seguro, pueden imponerse de oficio, en toda clase de seguros. La sentencia del Tribunal Supremo 294/2013, de 22 de abril, dice: “La sentencia recurrida no incurre en incongruencia al imponer a la aseguradora demandada los intereses previstos en el artículo 20 LCS sobre la cantidad de 93.331,50 euros, ……. Aunque pudiera  argumentarse que no fueron expresamente solicitados por la demandante respecto a este concepto indemnización, estos intereses pueden ser acordados de oficio (SSTS de 26 de febrero de 2010, también otra de fecha 22 de julio de 2.010….. lo que implica que no es necesaria la petición de parte para que el tribunal pueda acordarlos, si estima que así procede, sin incurrir en incongruencia”.

Sin embargo, hay excepciones e incompatibilidades:

Incompatibilidades con otros intereses (incluidos los procesales).  La doctrina del  Tribunal Supremo es que hay incompatibilidad de los intereses moratorios específicos del art. 20.8 de la Ley de Contrato de Seguro con los legales del art. 1.108 del  Código Civil.

La sentencia 458/2016, de 5 de julio, del Tribunal Supremo, dice: “Esta Sala en sentencias de 10 de noviembre de 1.997 y 22 de diciembre de 2010 ha declarado la incompatibilidad de aplicar intereses moratorios del art. 1108 del Código Civil y los intereses del artículo 20 de la Ley de Contrato de Seguro, pues siendo ambos punitivos, no procede su duplicación”.

También hay incompatibilidad de los intereses del artículo 20.8 de la Ley de Contrato de Seguro con los procesales del artículo 576 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, como señalan asimismo, entre otras, las sentencias 258/2009, de 16 de abril y 165/2012, de 12 de marzo, ambas del Tribunal Supremo.

Causa justificada para no imposición de los intereses. La doctrina consolidada es la siguiente, según la Sentencia 8/2011, de 1 de febrero, que asimismo recoge otras muchas sentencias del citado Tribunal Supremo: “A la hora de determinar qué ha de entenderse por causa justificada a los efectos de la aplicación de la regla octava del artículo 20 LCS……… ha seguido una línea interpretativa caracterizada por un creciente rigor con las aseguradoras, lo que ha llevado a excluir su apreciación cuando carece de justificación la oposición al pago frente a la reclamación del asegurado o perjudicado aunque e formule en un proceso judicial, pues la razón del mandato legal radica en evitar el perjuicio que para aquellos deriva del retraso en el abono de la indemnización y en impedir que se utilice el proceso como instrumento falaz para dificultar o retrasar el cumplimiento de la expresada obligación, sin que lo expuesto impida que la aseguradora pueda obtener de forma efectiva su tutela jurídica en el pleito que, de prosperar su oposición, conllevará la devolución de la cantidad satisfecha o previamente consignada, por ser total o parcialmente indebida”.

Múltiples sentencias señalan que no son causas justificadas, entre otras, las siguientes: Incertidumbre respecto de la cobertura; discrepancia meramente cuantitativa; discrepancias en torno al porcentaje de culpa; la tramitación de un previo proceso penal.

Como causa justificada para no imponer los intereses moratorios, sí se encuentra cuando la conducta de la aseguradora de no pagar responde a la actuación obstruccionista del perjudicado., como refleja la sentencia del Tribunal Supremo, número 194/2015, de 30 de marzo.

-Tipo de interés moratorio: existencia de dos tramos diferenciados.- La doctrina consolidada del Tribunal Supremo, sobre el tipo aplicable a los intereses por mora de la aseguradora,   como dice la sentencia 800/2009, de 10 de diciembre, entre otras,  señala: “Séptimo. ……… Esta Sala, en la STS, Pleno, de 1 de marzo de 2.007,  ….. la siguiente doctrina: “Durante los dos primeros años desde la producción del siniestro, la indemnización por mora consistirá en el pago de un interés anual igual al del interés legal del dinero….. incrementado en un 50%. A partir de esta fecha el interés se devengará ….. con un tipo mínimo del 20% anual, y sin modificar por tanto los ya devengados diariamente hasta dicho momento…”.

 

Romualdo de la Chica

 

#AbogadosDeLaChica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *